El abogado del fundador de Wikileaks cree que hay otros motivos tras la orden de detención