Abogados de oficio: el reto judicial