Algunos de los abogados podrían cambiar de estrategia y seguir los pasos de la mesa del Parlament