Muchos de los abusos del 'caso Kárate' podrían quedar impunes