Los abusos sexuales a una interna en una residencia de Valencia habrían comenzado hace tres años