"Tenía pánico cada vez que dormía en la casa parroquial"