Dos claves para no repetir el accidente múltiple de Navarrete: ir despacio y frenar poco