Las familias de las víctimas son trasladadas a Ávila donde recibirán atención psicológica