El cazador que mató a dos agentes rurales podría enfrentarse a 25 años de cárcel