El aparcamiento termina en un vuelo de cinco metros