El acoso grupal, la diversión de los más machotes