“Que el recuerdo de lo que le hicisteis a mi hijo os queme el cerebro toda vuestra vida”