Una actividad física de gran intensidad reduce el peso, incluso realizada en cortos periodos