Una activista rocía con agua y lejía la entrepierna de los viajeros que se sientan despatarrados en el transporte público