"Incompetentes" o "cómplices": los activistas apuntan a la administración en el caso Vivotecnia