Una veintena de activistas se concentran en el Aeropuerto de Barcelona para pedir que no se amplíe