El falso acusado de Tenerife abandona la isla por la presión mediática