Cada vez se adelanta más el acceso a la pornografía: el primer contacto llega a los 8 años