Un adolescente fingió un cáncer terminal para recibir regalos de organizaciones solidarias