Uno de cada siete adolescentes tiene un problema de salud mental