Sospechas de un pacto suicida tras la muerte de dos adolescentes en el Reino Unido