Los aeropuertos gallegos comienzan la actividad aunque sin salida de pasajeros