El 70% de los afectados por epilepsia pueden controlar los ataques con un tratamiento correcto