El momento más atractivo de ellos: cuando se afeitan después de la ducha