El agente que salió de la peluquería para enfrentarse a los atracadores de Castelldefels