Los agentes rurales catalanes con chalecos antibalas, armados y de tres en tres