El Estado, condenado a indemnizar a unos funcionarios de prisiones agredidos por un preso peligroso