El marido de la mujer a la que rociaron con ácido afirma que él nunca le haría daño