El agresor de Algeciras se rapó el pelo para intentar huir