Los agresores sexuales aprovechan la aglomeración de las fiestas populares