Indignación por los bares que cobran el agua del grifo