El cubo de agua helada llega a la playa de La Concha de San Sebastián