El agua de un hotel Los Ángeles, contaminada por un cadáver