El acceso al agua potable en todo el mundo está más cerca de ser posible