El aire acondicionado de unos narcos de Cádiz acaba en los colegios de Conil