Aislar a los mayores por el coronavirus puede “generar efectos muy negativos para su salud y bienestar”