Convivir con una alarma, día y noche