"La alarma es más mediática que sanitaria"