Las calles de Albaicín y Sacromonte se comen los coches: atrapados por culpa del GPS