El alcalde de Valladolid lamenta que se invite a los ciudadanos a "denunciarse"