Alcohol, cocaína, la sombra de la burundanga... así fue la agresión sexual de La Manada de Alicante