El alcohol y las drogas podrían no eximir de culpa a los maltratadores