Con el alcohol vemos la “verdadera realidad”