Alejandro Vera, ganador del sueldo de 2.000 euros para toda la vida de Nescafé: su mujer sanitaria y él en un ERTE