Las alergias se convierten en una verdadera “epidemia no infecciosa del siglo XXI” por culpa del cambio climático y la contaminación