En remojo, la mejor forma de combatir la alerta amarilla por calor