La lluvia castiga la península