Alerta por los ciudadanos que venden restos de sus medicamentos a otros pacientes y la falta de suministros