Sectores como el agrario o las trabajadoras del hogar temen no notar la subida del salario mínimo