La Alhambra, escenario de una grabación ilegal de cine porno